Divina Seguros Blog
vida saludable

5 consejos para llevar una vida saludable pasados los 35 años

Una vida saludable es el pilar sobre el que asentarnos para disfrutar de una calidad existencial óptima, en términos físicos y también psicológicos.

A partir de los 35 años, llevar una vida saludable debería tener cada vez mayor prioridad en tus decisiones, sobre todo si quieres evitar lesiones, prevenir enfermedades y en general para sentirte siempre lo mejor posible.

¿Cómo saber si tenemos un estilo de vida saludable?

La vida saludable se centraliza casi siempre en la alimentación y el ejercicio. Obviamente son dos partes importantísimas para disfrutar de esa calidad que queremos tener en nuestro día a día, pero no son las únicas.

Una vida saludable se basa también en hábitos rutinarios, aficiones, relaciones con otras personas y también en un crecimiento personal que puede enfocarse de diversas formas.

¿No sabes si tu estilo de vida es saludable en estos momentos? A partir de los 35 años una vida que no sea saludable va a comenzar a mostrar síntomas en tu estado físico bastante evidentes. Puedes enfermar con mayor frecuencia, acelerar los signos de envejecimiento en la piel y también notar menor capacidad de recuperación ante esfuerzos de cualquier índole.

A partir de los 35 años, en un estilo de vida saludable, deberías poder asumir retos incluso mayores que los que te planteabas en épocas anteriores. Una buena preparación, una actitud adecuada y, por descontado, esa alimentación acorde a tus objetivos, te ayudarán a conseguir lo que te propongas.

¿Qué hacer para tener un estilo de vida saludable?

A continuación te ofrecemos 5 consejos útiles para tener un estilo de vida saludable, que comenzarán a beneficiarte desde el primer instante.

1 – Cuida tu alimentación

Por descontado, una dieta saludable es imprescindible para mantener un estado físico óptimo. Empieza por reducir el consumo de comida rápida. Añade más fruta y verduras a tus platos. Y no dudes en invertir un poquito más en alimentos que sean naturales, de calidad y con la menor cantidad posible de aditivos y conservantes.

2 – Ponte en forma

Mucha gente rechaza la vida saludable por confundir “hacer ejercicio regular” con “ir al gimnasio los 7 días de la semana”. La actividad física la debes marcar en base a tus necesidades, tus objetivos y tus preferencias. Puedes llevar una vida saludable perfectamente solo con salir a pasear o hacer senderismo y disfrutar de tu entorno. Por supuesto, el gimnasio, la bicicleta o cualquier afición deportiva también pueden servirte, pero ten precaución con las lesiones, ya que cada vez serán más difíciles de rehabilitar.

3 – Busca tu felicidad personal

El estrés es uno de los mayores peligros a los que vas a enfrentarte conforme vayan pasando los años. Muchas enfermedades podrían prevenirse si mantuvieras las preocupaciones a raya. Por eso, debes comenzar a priorizar aquello que te haga feliz siempre que puedas, sobre compromisos impuestos o acciones que te provocan una incomodidad constante. La felicidad, es en muchos casos el secreto para una vida saludable.

4 – Reducir malos hábitos

Es importante aprender a decir “no” con más frecuencia a partir de los 35 años, de forma personal. Reduce los malos hábitos que pueden dañar progresivamente tu salud, como beber alcohol, fumar o cualquier otra acción que sepas que es potencialmente peligrosa.

5 – Descansa lo suficiente

La vida saludable también se basa en un descanso reparador que dure lo suficiente, como para recargar tu cuerpo por completo cada día. Con las horas de sueño adecuadas, podrás afrontar cada día con mayor motivación y notarás cómo tu cuerpo se beneficia de ello en muchos sentidos.