Divina Seguros Blog
retomar deporte

Retomar el deporte después de vacaciones

En septiembre o a la vuelta de las vacaciones de verano, hay mucha gente que retoma la rutina con propósitos saludables.

Un seguro de salud puede ayudarte a mantener tu cuerpo bajo supervisión profesional y con los cuidados que necesites en cualquier momento, pero el día a día depende de las acciones que tú hagas.

La combinación de dieta sana con ejercicio regular es posible, sobre todo, si para este último propósito seguimos un plan de entrenamiento apropiado a nuestras necesidades y también a lo que más nos gusta.

¿Cómo volver a la rutina después de vacaciones?

Tiene muchos nombres, tales como “jet lag profesional”, síndrome postvacacional, etc. Todos vienen a exponer lo difícil que es volver de unas merecidas vacaciones relajantes o llenas de emoción a una rutina que sabemos que va a tardar en volver a romperse.

¡Tómatelo con calma! Intenta no regresar de golpe a los mismos hábitos que tenías antes de vacaciones. Suele existir la posibilidad de combinar algunas acciones propias de las vacaciones con una gradual vuelta al día a día.

Ir a la piscina o a la playa, salir con amigos a disfrutar de los días aún más largos que en invierno o quedar con viejas amistades, siempre ayuda a romper con la rutina habitual de vuelta a la oficina.

¿Puedes ir al trabajo en bici o incluso andando? En lugar de volver al coche y a los atascos, puedes rebajar el nivel de ansiedad y de paso aportar un nuevo toque saludable a tu rutina, con una forma diferente de desplazarte.

Además, no intentes abarcar todo el primer día. Lo que estaba pendiente antes de irte de vacaciones no tiene por qué resolverse en cuanto regreses. Establece un plan de acción para afrontar estas tareas y tener todo preparado para lo nuevo que esté por llegar.

¿Cómo retomar el ejercicio después de las vacaciones?

Tras las vacaciones, uno de los objetivos más comunes es el de ponerse en forma. ¡Esta vez puedes conseguirlo si sigues los consejos que te proponemos a continuación!

La regla de los 21 días

Tanto en deporte como en otros hábitos, se considera que una persona necesita 21 días (tres semanas seguidas) para acoger una nueva rutina. Consiste en un  periodo de transición que permite al cuerpo y a la mente habituarse a esta situación y adaptarla como algo natural.

Por tanto, plantéate como objetivo estas primeras 3 semanas de esfuerzo extra. Poco a poco, verás que ir al gimnasio o practicar tu deporte favorito es cada vez más fácil, hasta que se convierta en algo tan natural como ir al trabajo.

No pongas excusas, busca motivos

Vas a encontrar infinidad de excusas para no hacer deporte. ¡No les hagas ningún caso! En lugar de ello busca motivos por los que es importante que entrenes. Recuerda esos propósitos planteados en vacaciones, que ahora puedes por fin cumplir.

Haz un plan de despegue progresivo

Empezar a practicar deporte como si ayer hicieras tu última rutina de ejercicios es un grave error con un alto riesgo de sufrir una lesión, además de ser muy desmotivador.

Has estado de vacaciones y tu cuerpo no puede ponerse de 0 a 100 en un día. Establece un plan de “vuelta al ejercicio” progresivo, hasta que recuperes el nivel que tenías antes.

Afronta nuevos retos que te saquen una sonrisa

¿Otra vez la misma rutina deportiva? Este año plantéate nuevos retos que te ofrezcan un motivo por el que ser más feliz. Nuevos ejercicios, un deporte que siempre has querido probar, un nuevo recorrido donde correr.

La novedad hará que aumenten tus ganas de hacer deporte y te será más fácil poner en activo tu cuerpo, en lugar de volver al mismo entrenamiento de siempre.